Amor y compasión, que son y cómo cultivarlos

Amor y compasión, que son y cómo cultivarlos
7 febrero, 2019 oriol

¿Qué es el amor? ¿Qué significa compasión? son una emoción? Una necesidad?

Hasta hace no demasiado creía que sabía qué quería decir amor y compasión pero me he dado cuenta que estaba equivocada. Ya hace años que medito, y he vivido muchos cambios. Uno de los que más me gusta es el hecho de cultivar ciertas actitudes que me ayudan a estar mejor tanto conmigo misma y con los demás.

El amor

El amor y la compasión van de la mano, pero empezaré hablando del amor pues uno de mis maestros de meditación, un día me dijo que en nuestra sociedad el amor es mejor visto que la compasión.

El amor es un estado en que deseas que tanto tú como los demás sean felices. Es importante, y seguro que muchos ya lo hemos escuchado, que para sentir amor hacia las demás primero debemos cultivar y sentir hacia nosotros mismos / as.

Para saber en qué punto te encuentras te propongo que observes en tu día a día como son tus pensamientos hacia ti. Cuando haces algo «mal», ¿qué te dice tu vocecita interior? es autocrítica? te jueces? si es así, tal vez tienes que empezar a cultivar la paciencia, la amabilidad, la bondad hacia ti mismo / a.

Ahora bien, también me gustaría que reflexiones de qué manera quieres a las otras personas, como es tu día a día con los demás? Si tu manera de funcionar es tratando a las personas como objetos, esperando siempre algo a cambio, eso no es amor.

Otra maestra una vez me hizo reflexionar sobre «te quiero por qué te necesito o te necesito por qué te quiero?»

El amor de verdad es el querer que las personas sean felices sin condiciones, es alegrarse de sus virtudes, de sus ganancias, de las cosas buenas que les pasan; es un trabajo profundo.

La compasión

Hablar de la compasión es más difícil ya que en nuestra sociedad a menudo se ha asociado con connotaciones religiosas y moralistas del pasado y esto genera cierto rechazo a la palabra.

La compasión empieza por reconocer el sufrimiento de uno mismo y de los demás. Pero claro, eso muchas veces no es fácil.

«Compasión es la mente que siente aprecio hacia los demás y desea ayudarles a liberarse de su sufrimiento.»

Es entender que por naturaleza, todos los seres deseamos ser felices pero que, debido a nuestra ignorancia, la mayoría vivimos con mucho sufrimiento. Y observando claramente este sufrimiento, surge en nosotros el deseo de hacer algo para ayudar a los demás a vivir con más felicidad.

La compasión verdadera no es egoísta y no sólo se limita a las personas cercanas. Se es una persona verdaderamente compasiva cuando este sentimiento surge hacia todas las personas y seres.

Ahora vuelve a hacer el ejercicio de detenerse y pensar en tu día a día, preguntado; eres feliz o sufres? Te abres a la posibilidad de sentir que tú y las personas de tu alrededor sufre?

El amor y la compasión nos hace felices, la ciencia lo confirma

El Dalai Lama lo dice claramente: «Si quieres que los demás sean felices, practica la compasión; y si quieres ser feliz tú mismo, practica la compasión. »

Santideva nos dice «Toda la alegría de este mundo viene de querer que los demás sean felices y todo el sufrimiento procede de querer ser feliz uno mismo.»

Actualmente, la investigación científica está evaluando estas afirmaciones. Durante años la psicología, se ha dedicado mayoritariamente a estudiar y tratar enfermedades; sin embargo, desde hace unos años también se ha empezado a interesarse por las emociones positivas y la felicidad.

Mathieu Ricard, monje budista de origen francés y proclamado la persona más feliz del mundo, ha participado en muchos experimentos en los que se estudia qué sucede en el cerebro humano cuando meditamos.

A raíz de estas investigaciones, se ha podido determinar que cuando los meditadores experimentados se dedican a meditar sobre la compasión, la actividad en algunas áreas del cerebro relacionadas con la felicidad aumentan a una magnitud que hasta el momento no había sido descrita en neurociencia .

El hecho de poder ayudar a los demás y ver cómo podemos hacer reducir su sufrimiento, nos proporciona una gran alegría y nos aporta felicidad.

Mathieu nos dice que cualquiera puede ser el hombre o la mujer más feliz del mundo, siempre y cuando busquen la felicidad en el lugar adecuado. La felicidad auténtica sólo puede provenir del cultivo a largo plazo de la sabiduría, el altruismo y la compasión, y de la completa erradicación de toxinas mentales tales como el odio, el apego y la ignorancia.

Es curioso que incluso en niños muy pequeños se ha podido demostrar que los hace más felices hacer regalos a sus muñecos que recibirlos ellos mismos. Lara Aknin y colaboradores hicieron un experimento con niños de dos años a los que se les proporciona galletas. Las galletas se las podían comer ellos mismos, pero también podían regalarlas a sus muñecos, que hacían ver que las comían. Al estudiar las expresiones faciales de los niños vieron que los niños expresaban más felicidad cuando los daban las galletas a los muñecos que cuando se las comían ellos mismos.

¿Cómo cultivar amor y compasión?

«La compasión no es una lucha ni un sacrificio. Es algo natural e intuitiva. A través de la meditación expandimos de forma natural los límites de la conciencia a la compasión hacia todos los seres, como si formaran parte de nuestra familia.

Aprendemos que, aunque la compasión esté oculta a causa del miedo o los traumas, podemos despertar de nuevo. »

Jack Kornfield

El primer paso para empezar a cultivar amor y compasión es observar de qué manera te mueves en tu día a día. El amor es un estado que aflora a menudo, o no? Reconoces fácilmente el sufrimiento que tienes y lo que pueden tener los demás? o estás cerrado, limitado sólo con tus problemas? Reflexiona.

Como seres humanos todos tenemos la cualidad de poder cultivar amor y compasión. Lo que tenemos que hacer, es cambiar ciertos hábitos mentales para familiarizar la mente con en nuevas maneras de funcionar y eso no se consigue de un día para otro, requiere paciencia y determinación.

Y la meditación es una súper herramienta que nos ayuda a cultivar esas cualidades que nos llevan a estados de bienestar y felicidad. Por eso te comparto este video, en que encontrarás una meditación guiada para empezar a practicar la meditación del amor y la compasión.

Otra manera muy interesante y bonita de profundizar en el amor y la compasión es hacer un retiro dedicado en estos temas. Un retiro siempre es una buena oportunidad para profundizar en la práctica de meditación, y un paso un poco más rápido hacia el camino del autoconocimiento y la interiorización. En La Puerta Verde, organizamos un retiro de Mindfulness, amor y compasión el 3, 4 y 5 de mayo en Mas Gras, en el corazón de Cataluña. Si estás interesado / a puedes consultar los detalles haciendo clic aquí y también nos puedes contactar pidiendo más info en info@laportaverda.com

Por último, si te ha gustado el post, me gustaría que compartes tus reflexiones, ideas y comentarios con nosotros, siempre es enriquecedor para ti y para todos.